martes, 10 de octubre de 2017

Créditos rápidos y préstamos personales de bajo importe

¿Qué son los créditos rápidos?


Un crédito rápido es un crédito financiero de importe por lo general no superior a los 6.000 euros, y un periodo de amortización no superior a los 60 meses; es un tipo de crédito que no tiene comisión de apertura, pero sus intereses son más elevados que los ofrecidos por los bancos y cajas. La ventaja es que su nivel de aceptación es mucho mayor, y podemos devolver el dinero según nuestras necesidades para pagar lo menos posible de intereses. En caso de cancelación anticipada, y por norma general, se suele aplicar alrededor de un uno por ciento de interés.



¿Cómo se contratan?


La contratación de este tipo de préstamos personales rápidos se suele realizar en principio a través de una sencilla llamada de teléfono o la comodidad de rellenar un cuestionario online y prácticamente sin hacer papeleos; tan solo se suele solicitar la ultima nomina, una fotocopia del DNI, un recibo domiciliado en nuestro banco (en algunos casos) y un número de cuenta donde nos ingresaran el importe del crédito una vez aceptada la solicitud. Una vez aceptada nuestra solicitud (24 horas después de enviar la documentación), y en un máximo de 48 horas recibiremos el dinero en nuestra cuenta.

En algunas ocasiones, como por ejemplo hacer frente a los gastos ocasionados por las vacaciones navideñas, cenas familiares, regalos y la tan temida cuesta de enero, son muchas las familias que se plantean pedir un préstamo o crédito rápido de bajo interés para hacer mas llevadero el pago de estos múltiples bienes que se adquieren a principio de año, y los gastos que conllevan las fiestas navideñas. El crédito rápido se perfila para miles de familias españolas como el método más efectivo de solventar los posibles problemas y ahogos provocados por este tipo de gastos que nos afectan a casi todos.

Ventajas de los créditos rápidos


La gran ventaja de estos créditos rápidos es que se puede obtener de manera rápida y en pocos días, y de manera confidencial, sin tener que dar explicaciones a la entidad financiera de para que o en que tenemos pensado gastar el dinero, siendo así lo más parecido a un préstamo personal. Este tipo de préstamos no suelen ser de un importe superior a los 6.000 euros, pues los intereses son más elevados que los que ofrecen los bancos.

Esta es la mayor diferencia entre este tipo de créditos rápidos y los ofrecidos por las entidades financieras como bancos y cajas de ahorros: en los bancos, el importe puede ser mayor, pero las condiciones para que sea aprobado son mas estrictas, incluso siendo necesario en la mayoría de los casos aportar un aval para que la operación sea viable; los créditos rápidos ofrecido por entidades financieras como Cofidis son rápidos, sin explicaciones, y con la posibilidad de adaptar la cuota de devolución a nuestras necesidades para pagar el mínimo de intereses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario