viernes, 30 de diciembre de 2016

Sobre las monedas virtuales, la burbuja de Internet

El llamado dinero digital en realidad no está respaldado por ningún país, banco o entidad financiera, eso sí, permite realizar compras online sin ninguna regulación y, por ende, sin garantía alguna.

bitcoins, peercoins y litecoins

Los bitcoins son, sin duda, una moneda a extinguir en cuanto el entusiasmo mediático que han despertado se quede en agua de borrajas. En nuestra opinión esta moneda no es más que una burbuja de Internet que está encaminada explotar y dejar a algunos sin parte de su dinero real.

Diferentes monedas virtuales


Aparte de los ya mencionados bitcoins (bitcoin.org), existen otras dos monedas virtuales que, por contar con una buena capitalización, podemos tildar de importantes, estamos hablando de los litecoins (litecoin.org) y los peercoins (peercoin.net). No obstante, existen muchas otras como las novacoins o las worldcoins.

El principal defecto que tienen todas ellas es que conviven en Internet sin norma alguna, aumentando de valor de forma desproporcionada -por ejemplo, los bitcoins se revalorizó un 9.000% en tan solo un año- al más puro estilo de la burbuja inmobiliaria… pero a lo bestia.

Estas monedas se pueden comprar a cambio de monedas reales como dólares, euros, yens, libras, etcétera, depositándose en los que se conocen como monederos virtuales que pueden ser utilizados para realizar compras online (pero solo en las webs que admiten la moneda, que no son muchas). La realidad es que su utilización para realizar pagos es bastante minoritaria y lo que realmente está interesando es especular con la fluctuaciones de su cotización.

Desde luego estos sistemas de pago nada tienen que ver con Skrill o PayPal.

Otros intentos anteriores a bitcoins


En sus orígenes Secondlife.com surgió con gran fuerza, pero después del surgimiento de plataformas como Facebook y Twitter empezó a perder esa fuerza con la que nació. En esta web podemos crear nuestro propio personaje y llevar una “segunda vida virtual” diferente.

La moneda oficial de este mundo virtual son los dólares Linden, dólares que se pueden intercambiar por dinero real y que resultan absolutamente necesarios si en Second Life queremos adquirir posesiones virtuales (casas, coches, etcétera).

En algún momento se comentó que los millonarios en dólares Linden llegarían a tener más dinero que la persona real más rica del mundo real. La realidad es que la moda Second Life terminó y los dólares Linden no valen para prácticamente nada… salvo para comprarse una bonita mansión en ese mundo virtual. Es probable que con los bitcoins pase algo parecido.

¿Qué ocurrió con las dogecoins?


Esta moneda comenzó con una broma con la que se parodió a los bitcoins utilizando una moneda cuyo emblema era un perro. La broma tuvo mucho éxito en las redes sociales y fueron muchos los que se hicieron eco de esta moneda. Incluso llegó un momento en el que consiguió superar en número de transacciones al resto de monedas virtuales.

No obstante, la broma acabó cuando a finales de 2013 el servidor de dogecoin.com fue atacado por piratas informáticos y la cartera online de dogecoins se fue a pique.

En conclusión, la recomendación es que nos protejamos de todo tipo de burbujas, inmobiliarias, de Internet o de cualquier otro tipo, y que no tentemos a la suerte con algo que se puede convertir después en la ruina de nuestra existencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario