miércoles, 18 de octubre de 2017

Cuándo es posible denunciar la cláusula suelo de una hipoteca

Cuando una promotora inmobiliaria acomete la construcción de un conjunto de viviendas lo normal es que ésta financie los costes de la obra mediante un crédito concedido por un banco u otro tipo de entidad financiera.

Claúsula suelo

Cuando la promotora termina la obra y se pone en marcha para vender las viviendas construidas, es muy probable que la promotora dé la posibilidad a los compradores de subrogarse en dicho crédito, o lo que es lo mismo, de asumir la parte del mismo que se corresponda con la vivienda comprada en lugar de solicitar un préstamo nuevo. El problema surge cuando estos créditos hipotecarios incluyen cláusulas suelo. En este artículo veremos cuando es posible denunciarlas.

El Tribunal Supremo ya ha establecido que las cláusulas suelo son abusivas si no son trasparentes, es decir, si la entidad financiera, en el instante de firmarse el contrato hipotecario, no hubiera cumplido con su obligación de dar al contratante una información clara, concisa, entendible y suficiente sobre las repercusiones y alcance de la cláusula suelo.

En el caso que estamos tratando, cuando el banco decide acudir a la firma, ya sea porque junto a la subrogación se firma una novación donde se cambian algunas de las condiciones del crédito o porque simplemente quiere autorizar la subrogación de forma expresa, si el comprador considera que el banco no ha cumplido con la exigencia de transparencia requerida, puede tomar la decisión de acudir a los tribunales y reclamar que le sea devuelto el dinero que haya tenido que pagar de más por causa de la existencia de la cláusula suelo.

Ahora bien, si en el acto de subrogación en la hipoteca de la promotora inmobiliaria no intervino el banco, la justicia establece que la exigencia de facilitar la información sobre el crédito hipotecario no es del banco, sino del vendedor de la vivienda (en el caso de que estamos hablando de la promotora inmobiliaria). En este caso, si el comprador decide denunciar al banco, el riesgo de que la sentencia no le sea favorable es muy grande, lo que además puede suponer un gasto adicional si encima es condenado a asumir las costas del juicio. Una alternativa puede ser demandar a la promotora inmobiliaria, siempre que sea solvente, exigiendo que asuma su responsabilidad por el hecho de no haber informado debidamente sobre las implicaciones de la existencia de una cláusula suelo.

También conviene saber que si el vendedor es un particular que tiene su vivienda hipotecada y el comprador decide subrogarse en su hipoteca, si el banco no interviene en la firma del contrato correspondiente, la situación es exactamente la misma. Si el comprador reclama, es muy probable que la sentencia no sea satisfactoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario