sábado, 12 de julio de 2014

Créditos y préstamos personales en tiempos de crisis

Por primera vez, los créditos personales y de nómina son más demandados que la tarjeta de crédito. El crédito al consumo por parte de nomina ha alcanzado en el año 2011 un crecimiento del 36,8%, lo que lo sitúa por primera vez en la historia un 6,35% por encima del saldo de la tarjeta de crédito.

Son muchas las personas que debido a la situación de crisis económica en la que nos vemos envueltos han visto como su capacidad económica ha disminuido en términos alarmantes. Y no se debe tanto a la profundidad de la situación, sino a la duración de la misma. De esta manera, han sido demasiadas las personas que no han podido resistir el paso del tiempo con una situación económica al límite, viéndose obligadas a tomar drásticas decisiones que no hubieran podido imaginar hace apenas cinco años.

Nos estamos refiriendo a las desgraciadas circunstancias del momento actual que hacen referencia al cierre de negocios, venta de hogares, desahucios o despidos. Por si esto fuera poco, cuando, lamentablemente, empezamos a acostumbrarnos a esta penosa situación y tales acontecimientos comienzan a sernos ordinarios, ahora resulta que debemos acostumbrarnos a un nuevo empeoramiento del debilitado y frágil clima económico mundial, con el resultado final de un alargamiento de la crisis económica que está azotando el territorio internacional.

Es de este modo como nos podemos explicar la existencia de una pregunta que se realizan todas las personas en torno a esta situación: ¿Hasta cuándo? ¿Podré soportar por mucho más tiempo los pagos mensuales a los que debo hacer frente?

Debido a la ayuda demandada por una gran parte de la población en temas monetarios, son muchas las compañías financieras que se han abierto camino en el mercado actual, brindando una oportunidad a muchos hogares que no han podido obtener una prestación económica mediante otras vías. Actualmente los bancos tienen la puerta cerrada a la hora de conceder préstamos a las familias, obstaculizando de este modo el crecimiento económico.

Es digno de mención el hecho de que un crédito de nómina debería ser más económico que una tarjeta de crédito, ya que con el primero se dispone de una garantía, al contrario que ocurre con la tarjeta de crédito. Sin embargo, aún sigue resultando caro.

Ante la imposibilidad de obtener un crédito por parte de una compañía bancaria, son muchos los hogares que optan por pedir ayuda a las compañías financieras, y es aquí donde vamos a comentar algunos aspectos de una de ellas; en primer lugar, debido al auge que está sufriendo en los últimos meses, y, en segundo lugar, para poder situar la explicación del contexto económico actual, caracterizado por el endeudamiento no sólo público, sino también privado, que define a España.

Bancos como Citibank ofrecen con bastante facilidad pequeños créditos adaptados a las necesidades del cliente, con un importe máximo de 6000 € y un importe mínimo de 500€, con una mensualidad que oscila entre los 16€ y los 169€.

Para solicitar un préstamo de financiera, basta realizar una llamada telefónica o realizar la solicitud mediante internet, en su página web. Para ello tan solo es necesario realizar tres pasos muy sencillos:

  • Anotar el DNI del titular y cotitular.
  • Aportar los datos de la última nómina o pensión.
  • Escribir el número de la cuenta bancaria.

En apenas cinco minutos se tendrá una respuesta del estudio realizado y nos dará una confirmación de manera inmediata a su cliente informándole de la solicitud de su crédito. Cabe mencionar que dicho estudio carece de cualquier tipo de compromiso, ya que este servicio que ofrecen es totalmente gratuito, lo cual es un punto de atracción para numerosas personas a la hora de investigar la posibilidad de obtener un crédito personal mediante esta financiera.

A continuación, una vez realizada la confirmación de la simulación, el cliente pasará a escoger la cantidad a pagar de forma mensual en el plazo que estime oportuno. Finalmente, una vez aceptada la transferencia hecha desde casa, el usuario recibe el préstamo en un plazo máximo de 24 horas y sin haber realizado ningún tipo de trámites.

Gracias a la concesión de estos pequeños préstamos son muchas las familias que pueden realizar sus proyectos planeados, ya sea a corto, mediano o largo plazo. Así es como el tipo de cliente con el que se suelen encontrar las compañías financieras no tiene un perfil concreto, ya que la solicitud se puede deber a la compra de un coche nuevo, a la reforma del hogar o a la apertura de un negocio. Si bien es cierto que los intereses son algo más elevados, la opción de poder planificar cualquier tipo de proyecto es posible gracias a la concesión económica ofrecida por las compañías a las que nos estamos refiriendo, ya que las ventajas que supone acudir a esta vía ofrece una serie de ventajas:
  • No es necesario disponer de aval.
  • Actualmente se han eliminado gastos adicionales, como son cierto tipo de comisiones.
  • El cliente no tiene que dar ningún tipo de explicación.
  • Toda la operación se realiza sin tener que cambiar de banco.

Comentado todo esto, la razón de por qué cada vez un número mayor de personas acuden a solicitar una ayuda financiera mediante esta vía se hace evidente. Los préstamos ofrecidos por una compañía financiera ofrecen la posibilidad de realizar toda clase de proyectos necesarios a nivel familiar o personal. Debido a la situación económica que ahoga a las familias, la mayoría de ellas no puede disponer de la cantidad necesaria para realizar un único pago, por lo que la única opción posible es realizar el pago en cómodos plazos que se ajusten a su situación individual.

Existiendo en un principio un perfil muy generalizado, definido por una persona sin recursos económicos solventes, su concreción se determina a la hora de explicar los motivos que llevan a una persona a solicitar un crédito. Así es como se pueden encontrar personas que desean realizar ilusiones tales como realizar un viaje, hogares que se encuentra en una situación de necesidad para afrontar una reforma o realizar un pago determinado al que no pueden hacer frente, individuos que lo solicitan por una necesidad secundaria como puede ser la compra de un coche o una moto, o bien nos podemos topar con el perfil profesional de una persona que desea realizar una titulación universitaria así como pagar los estudios de sus hijos.

El perfil y las razones que llevan a una persona a solicitar un préstamo personal disponen de una cartera muy amplia, aunque bien es cierto que la raíz es siempre la misma: la inexistencia de una solvencia económica que permita afrontar un determinado pago de una sola vez, sea del tipo que fuere.

Antiguamente el honor de una persona se caracterizaba por la disposición de una propiedad privada y la capacidad económica para poder solventar el pago comprometido sin demoras. Actualmente este perfil se ha ampliado de forma muy diversa, otorgando préstamos a diferentes clases de personas jurídicas que en ocasiones igualan su patrimonio a la cantidad de deudas comprometidas cuyo crecimiento pone en duda su solvencia.

Es por lo que, para finalizar con este artículo, se hace necesario hacer un llamamiento a la moderación y al control de gastos, lo que significa el solicitar un préstamo por necesidades reales y justificadas, que escapan al afán de lucro, el despilfarro y la irresponsabilidad, razones todas ellas que han llevado a la creación de una deuda a nivel nacional de cuatro billones d euros por la que se pagan unos intereses de 200.000 millones de euros, lo que ocasiona un déficit presupuestario que más que aminorar la deuda económica del país la acrecienta.

En conclusión, la concesión de un crédito otorgado con seguridad basado en una garantía real y un perfil productivo, puede dar lugar a una inversión capaz de impulsar diferentes economías y crear numerosos puestos de trabajo. Para ello, es necesaria la concesión de créditos al mismo tiempo que se cumplen las exigencias en torno al cumplimiento de garantías. No obstante, bien es sabido que en España no se han hecho ninguna de las dos opciones.

Antiguamente se han otorgado préstamos sin un fondo de garantías que han provocado, debido a la irresponsabilidad, afán de lucro y despilfarro anteriormente mencionados, el agujero económico en el que nos vemos envueltos. Actualmente la dificultad para acceder a un préstamo personal está rodeada de barreras que lo hacen inaccesible. De un extremo hemos pasado al otro, lo cual es una acción que no sintoniza con el sentido común.

Es hora de actuar con responsabilidad y hacer frente a la crisis que ha estancado la economía, o de lo contrario la situación empeorará, y mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario